• geopam

OCUPACIONES NOCTURNAS

Un investigador de GEOPAM nos cuenta sobre las lecturas que tiene en su mesita de noche.


Sebastián Gómez González

Universidad de Antioquia, Colombia | GEOPAM

La mesita de noche de Sebastián. Foto del autor



En mi mesita de noche hay varios libros, gotas para refrescar los ojos y una lámpara. Aunque los libros no son pocos, solo cuatro de ellos están mucho más a la mano, y son los que estoy leyendo ahora. Se trata de obras que me han ocupado parte de las noches durante los últimos meses: dos de historia, una de literatura, y otra que está a medio camino entre el ensayo literario y la narrativa historiográfica. Esta última es En la raíz de América: Iluminaciones sobre la historia de un continente, del poeta norteamericano William Carlos Williams, clásico que, a pesar de carecer de un aparato crítico riguroso, nunca dejará de sorprenderme. Es un relato organizado, extraordinario, narrativamente inspirador, y su visión continental bien podría ser una premonición de aquello que hoy denominamos como Vast Early America.


Además, como me gusta escribir y publicar reseñas de libros recientes en revistas, y dado que a lo largo de los últimos años he estado investigando sobre una rebelión ocurrida en el istmo de Panamá en la década de 1740, hace un par de semanas comencé a leer Blood on the River. A Chronicle of Mutiny and Freedom on the Wild Coast, de la profesora Marjoleine Kars, una investigación reciente y muy bien construida que, hasta el momento, me ha dado algunas claves para pensar y entender la brutal agresividad y violencia de los individuos que el 27 de febrero de 1763 se amotinaron en Berbice (Guyana) como una respuesta rotundamente política a las presiones administrativas y vejaciones sufridas a manos de la élite esclavista en aquella colonia holandesa mientras los tiempos de las revoluciones atlánticas apenas descollaban. Es un libro que está muy bien compuesto, una interpretación sugestiva cuyo horizonte documental, basado en archivos holandeses e ingleses, es excepcionalmente rico.


Me parece que la literatura muestra caminos y ejemplos narrativos, que son muy estimulantes, incluyendo sus metáforas y, en algunos casos, sus raptos poéticos. Por eso en mi mesita de noche también hay dos novelas. La primera es decididamente impresionante, y me ha servido, además, para reflexionar sobre las personas que hicieron parte de las Compañías Confederadas de Contrabandistas del istmo de Panamá en el siglo XVIII, tema que actualmente investigo. Habla de la vida cotidiana y negocios de las hermandades criminales en Europa Oriental en tiempos de la Unión Soviética, específicamente en Bender, una ciudad de Transnistria ubicada en la frontera con Moldavia. Transnistria es un país que a su vez limita con Ucrania en su flanco oriental, un territorio separatista de Moldavia que no cuenta con los beneplácitos ni reconocimientos de la ONU. Educación siberiana se titula, y su autor, Nikolái Lilin, es un escritor (y tatuador) verdaderamente auténtico. Nunca había conocido una voz que, incluso traducida a nuestra lengua, se sintiera tan ágil y poderosa, tan precisa. En ella y sus relatos hay algo que me incumbe. Este libro ha sido muy significativo para mí, porque Moldavia, lugar que visité a comienzos de 2020, es un país que me dejó absolutamente perplejo. El otro libro que tengo en mi mesita de noche es El Pirata, de Joseph Conrad, clásico que leí hace 17 años, pero que ahora estoy releyendo feliz y con mayor atención. Obviamente no puedo agregar nada sobre él. Toda la obra de ese gran crítico del colonialismo europeo habla y hablará por sí sola hasta el final de los tiempos.



Sobre el autor

Siempre he sentido gran interés por las sociedades e individuos que, durante el Antiguo Régimen, habitaron los territorios fronterizos de ultramar, especialmente del continente americano, sujetos a los imperios europeos. Me gusta pensar las singularidades sociales en clave atlántica y escribir sobre aquellas interacciones humanas ocurridas entre los siglos XVII y XVIII en los espacios que suelen mostrarse como vacíos o “sin pasado”, lugares donde usualmente el ejercicio de la justicia oficial resultó casi imperceptible. Estudiar infortunios políticos, diplomacias no oficiales, tensiones por la supremacía comercial y relaciones mutualistas entre estamentos sociales son los principales tópicos de mis interpretaciones. Me encuentras en juan.gomez67@udea.edu.co, o en @historiographia (Instagram).








Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

136 visualizaciones